foto campesinos Revista Enlace
    inicioquienes somoseditores archivobusqueda

La Revista ENLACE es un Proyecto del Centro de Intercambio Cultural y Técnico


Ella se produce con la cooperación financiera de Ayuda Obrera Suiza:


La digitalización ha sido posible gracias a la colaboración de:

Servicio de Información Mesoamericano sobre Agricultura Sostenible


SIMAS es apoyado por:





Desarrrollado por:
Guegue.Com

Chico Tostao. De hippie a campesino.

Foto

Enlace No. 77

Realmente mi verdadero nombre es Juan Francisco Orozco Canales. Después, como vivía con mi tía, que se llamaba Victoria, me encajaron Chico La Toya. Chico Tostao me vino
a raíz de un mundial de fútbol, que se llevó a cabo en México. Había un jugador bien calía, flaco, flaco llamado tostao y dicen que se parecía a mí.

Como yo también me destacaba en el futboll, para qué tuve más, pues la gente de San Carlos, que no puede ponerle apodos a uno, y es fregadora, me dijeron: - Estás tan calía como el jugador, que parece que te vas a quebrar de tostado.

Chico Tostao me quedé para toda la vida. Yo nací en Morrito, pero me crié en San Carlos, aquí en Río San Juan. En los años sesenta, ya era un adolescente, un chavalo rebelde contra el proceder del mundo, que permitía la guerra contra Vietnam. Nunca terminé de entender porque los yankees iban a matar gente al otro lado del mundo.

Entonces me junté con varios amigos para discutir sobre el rumbo que tomaba la vida. Decidimos renunciar a las aspiraciones que tiene la gente acomodada. Nos hicimos de nuestros propios principios espirituales, pensando en la paz, en el amor y en la música como la base de la vida. Hacíamos yoga para ayudarnos a aquietar el alma y crecer interiormente. Leíamos poemas y practicamos el amor libre. Nos llamamos Children´s Flower, que quiere decir “La Flor de los Muchachos”.

Nos oponíamos a todo lo que entonces en los pueblos se imponía como normal y que era criticado sin razón. Nos dejábamos crecer el pelo, no nos bañábamos, sólo en el río. Nos vestíamos con ropa usada. A mí me encantaba andarla desteñida, llevar sandalias, que yo mismo hacía de suela de llanta y correas de cuero. Nos poníamos collares, pulseras tejidas, cintas en la cabeza...

Foto
Fundamos entonces un conjunto de música rock. Los ensayos eran en mi casa, en un cuarto decorado a nuestro gusto y antojo... Green Door lo bautizamos. En español significa “La Puerta Verde”. Siempre había incienso encendido, sin asientos pero con muchos cojines, adornado de afiches y libros que todos leímos en algún momento. Nuestro refugio era muy sicodélico.

Un hombre campesino
Vino la guerra y tuve que huir, porque para la guardia de Somoza cualquier adolescente era un guerrillero. Salí por la noche, caminando por veredas, cruzando llanos, siempre escondido. Me vine a Morrito, buscando a mi mamá. Estaba resentido con ella, pensando que me había abandonado. Necesitaba saber la verdad. Pero me di cuenta, que yo tenía una idea equivocada. Fui injusto al dudar de su amor de madre, porque la vida la trató más mal que a mí. Ya vine encariñándome con ella. Volví a mis orígenes. Mi primer experiencia como profesor fue como alfabetizador. Descubrí que me gusta enseñar, eso me dio fuerza para echar a andar un programa de educación en este municipio.

Estudiaba mi bachillerato, a la vez que daba clases en la escuelita del Proyecto habitacional “Walter Acevedo”. Me hice profesor en la práctica. Mi especialicé en las matemáticas. En 1990 nos hicimos de una finca de 10 manzanas, que llamé Guantánamo.

Es gracias al asesoramiento del CENADE, que me convertí en un promotor de agricultura orgánica. Libro que llegaba a mis manos sobre agricultura, libro que devoraba. Así aprendí sobre la construcción de las obras de conservación de suelo y agua, a hacer mi propio abono, a usar los agroquímicos con mucho cuidado y moderación...

Los cítricos fueron los primeros palitos que sembré a la orilla del lago y en el criadero de iguanas, que es pura piedra, ahí tengo pitahayas de las variedades lisa, orejona, cebra y rosa. Las piñas están sembradas en curvas a nivel. Además de ayote, pipian, pepino, melón y tomate, cultivo para vender y para el consumo de la casa, café con chagüite y árboles frutales.

Si no fuera por Norlan, Talo, Marta y Balvino, que son mis hermanos y sobrinos, sería imposible hacer mejoras a Guantánamo. Con un plan que elaboramos, hemos ido estableciendo cercas vivas, cultivos de enramada como la granadilla. Manejamos las diez cabezas de ganado en un sistema llamado silvopastoril, donde hay a la vez, vacuno, pastos y árboles maderables y frutales.

Con el dominio de todas estas técnicas para cultivar la tierra y por mi familia, me es mucho más fácil promover alternativas que ayuden a mejorar el nivel de vida de las familias campesinas. Ahora soy uno de ellos, un campesino.


Descargar PDF: 1160441494_CHICO_TOSTAO.PDF

Subtema: Personajes

Inicio | Quienes somos | Editores | Archivo

foto pie

Lugo Rent a Car 1c al lago, esquina sur oeste parque El Carmen. Reparto El Carmen, Managua, Nicaragua
PBX y fax: (+505) 268–1252 - Apartado postal A-136
Correo electrónico: enlace@ibw.com.ni

Editorial Enlace