foto campesinos Revista Enlace
    inicioquienes somoseditores archivobusqueda

La Revista ENLACE es un Proyecto del Centro de Intercambio Cultural y Técnico


Ella se produce con la cooperación financiera de Ayuda Obrera Suiza:


La digitalización ha sido posible gracias a la colaboración de:

Servicio de Información Mesoamericano sobre Agricultura Sostenible


SIMAS es apoyado por:





Desarrrollado por:
Guegue.Com

Historias miskitas. El rapto de los duendes.

Foto

Enlace No. 88

Entre los miskitos la medicina y la magia están estrechamente unidas. Así, en el bosque se pueden hallar muchas medicinas, pero también te pueden dar enfermedades que ningún doctor puede curar... Fidencio Rivera, curandero y fiscal de la comunidad miskita de Layasiksa Bosque, en el municipio de Prinzapolka, cuenta algo que le pasó cuando su hija estaba pequeña.

“Les voy a contar algo real, algo que le pasó a mi hija, cuando tenía catorce años.Un día mandé a la niña con su hermano pequeño a la parcela a sacar yuca, y cuando ya regresaba y salió al llano, como tenía sed, se dirigió a un pozo y al llegar a él, vio sentado sobre el brocal a un muchacho de Layasiksa que vive en los Estados, y éste le dijo: -A mí me gustás, por eso te estoy esperando.

En ese momento la muchacha cayó inconsciente y cuando llegó su hermanito y quiso ayudarla, quiso salir corriendo y el niño la sujetó. En esta lucha estuvieron como media hora hasta que a los gritos una gente llegó a ayudarlo.

Ella no podía hablar, sentía pesada la lengua, y cuando la trajeron a la casa le empezaron a dar ataques. En ese momento busqué remedio y se lo empecé a dar y ella se fue calmando.

Foto
Eran las once de la noche. La acosté dormida en el cuarto, junto a su mamá, y yo me eché en una hamaca en la sala. No sé cuándo dormí, pero al despertar de repente eran las once y veinte. Me levanté, fui al cuarto, levanté el mosquitero... ¡y mi hija no estaba allí!

Corrí hacia una puerta y estaba trancada por la parte de afuera, corrí hacia la otra y lo mismo. Conseguí abrir una ventana, salté por ella y con un foco de tres baterías nuevas comencé a buscarla alrededor de la casa; no había nada. Entonces comencé a pedir auxilio, a gritarle a la comunidad que mi hija se había perdido, y mucha gente se despertó
y comenzó a buscarla.

Yo salí hacia el llano y sentí que se la había llevado el duende. Cuando ya había caminado como 800 metros del pueblo, me arrodillé en el suelo y le pedí al Altísimo que antes que amaneciera me ayudara a encontrar a mi hija. En ese instante algo cambió, mi cuerpo se transformó y sentí que volaba. Lugares que están a tres horas de camino los recorrí en diez minutos. Cuando bajé al suelo venía un grupo de duendes a caballo, se oía el galopar y el cansancio de los animales. Me puse en medio de la pasada y les grité:

Foto
-Duendes, yo quiero hablar con ustedes, ¡entrégenme a mi hija! Sentí que pasaron a mi lado pero no me respondieron. Me regresé por el aire y no había amanecido cuando, a lo lejos, vi que mi hija venía hacia mí. Se dirigió directamente hacia donde yo estaba, me agarró, y en ese momento cayó desmayada. La gente me ayudó a llevarla a la casa.

Ese día pasó durmiendo y al día siguiente, cuando despertó, contó lo siguiente: los duendes la sacaron de la cama, enllavaron las puertas, la montaron en un caballo y fueron al galope al cerro Raul, que en miskito quiere decir “huérfano”, la metieron en un subterráneo y allí vio varios duendes, pero como no estaba el rey, la volvieron a sacar y se dirigieron al cerro Lapan; fue en el camino cuando se toparon conmigo. Mi hija dice que me vió con dos hombres a la par mía. Los duendes pasaron a mi lado y se la llevaron al cerro Lapan. Allí, en el séptimo piso por debajo de la tierra estaba el rey de los duendes
sentado en una silla de oro, con una corona del mismo metal. Los duendes le dijeron: -Aquí te traemos a la muchacha Y el rey les contestó: -Lleven inmediatamente a esa niña donde su padre, porque Dios así lo ha ordenado por la fe que tiene. Así la oración que hice se cumplió antes que amaneciera y pude recuperar a mi hija.


Descargar PDF: 1159301025_Historias miskitas.pdf

Subtema: Fiestas, Tradiciones e Identidad

Categoria: Sociedad

Inicio | Quienes somos | Editores | Archivo

foto pie

Lugo Rent a Car 1c al lago, esquina sur oeste parque El Carmen. Reparto El Carmen, Managua, Nicaragua
PBX y fax: (+505) 268–1252 - Apartado postal A-136
Correo electrónico: enlace@ibw.com.ni

Editorial Enlace