foto campesinos Revista Enlace
    inicioquienes somoseditores archivobusqueda

La Revista ENLACE es un Proyecto del Centro de Intercambio Cultural y Técnico


Ella se produce con la cooperación financiera de Ayuda Obrera Suiza:


La digitalización ha sido posible gracias a la colaboración de:

Servicio de Información Mesoamericano sobre Agricultura Sostenible


SIMAS es apoyado por:





Desarrrollado por:
Guegue.Com

Tatuaje. ¿Una marca para siempre?

Foto

Enlace No. 88

Los tatuajes que están de moda son una manera de distinguirse de los demás, de pertenecer a un grupo, llamar la atención, recordar algo especial o decorar el cuerpo.Esta práctica viene desde la antigüedad, y siempre eran usados para señalar que las personas que los llevaban pertenecían a un mismo grupo, o que tenían un mismo rango.

Los tatuajes también servían para llamar la atención de la pareja, o para ahuyentar los espíritus. Los tatuajes se usaban para demostrar valentía o que ya se era mayor, porque era un proceso doloroso.

Los nativos de América del Norte creían que el tatuaje ayudaba al alma en el camino de la muerte. En Centro América los indígenas tatuaban en su cuerpo imágenes de dioses. Desde hace 6 mil o 7 mil años antes de Cristo ya se encuentran cuerpos con restos de pintura.

La palabra tatuaje se deriva de tatau palabra que viene de la Polinesia y es llevada al mundo por los marineros. En la Polinesia los tatuajes cubrían totalmente el cuerpo, de manera que las personas así quedaban vestidas.

En América el tatuaje es muy antiguo y se encuentran estatuillas, y piezas de barro con el rostro grabado y también con adornos que se usaban perforando la nariz, los labios y las orejas.El tatuaje se usó para marcar a los esclavos y criminales. En Grecia y Roma los médicos empezaron a buscar cómo quitar los tatuajes, porque a las personas acusadas de sacrilegios se les marcaba con un tatuaje como castigo. Lentamente se abandonó el tatuaje con el avance del cristianismo y en Roma se dio un decreto en contra de esa actividad, se cree que desde entonces el tatuaje es mal visto.

En Japón el tatuaje estaba reservado para aquellos que habían cometido un delito, los individuos tatuados eran aislados por sus familias, esto era el peor castigo.Cuando Japón estableció relaciones con otros países, su emperador prohibió el uso de tatuajes para dar la impresión a los extranjeros que no eran unos salvajes.

Hoy día en Nicaragua y otros países de Centroamérica se asocia el tatuaje a personas que han cometido delitos o han estado en pandillas, eso trae rechazo y discriminación hasta en los trabajos. Hoy, como en la antigüedad, se busca cómo quitar o remover el tatuaje para que no sea motivo de vivir encadenado a un pasado. Al lado de la iglesia Santo Domingo ubicada en los escombros de Managua, encontramos a Chema, él decidió quitarse el tatuaje. Adiós al tatuaje, adiós a un pasado En su rostro tiene tatuadas dos lágrimas negras, símbolo de muerte, usado por las pandillas. Él nos cuenta su historia:

“Cuando tenía 15 años estuve en una pandilla, en un enfrentamiento me vi involucrado en un crimen. Nos acusaron y si no estoy en la cárcel es porque en aquel tiempo, yo era menor de edad. Ahora tengo 23 años y he cambiado, pero la gente me rechaza por este tatuaje.

Foto
Nadie me da trabajo y cuando subo al bus, yo miro cómo la gente con disimulo, huye de mí, sé que me tienen miedo. Yo me siento señalado. Lo que más deseo es poder quitármelo”. Javier lleva en el pecho, tatuada, una estrella, en el brazo lleva una cruz y el nombre de una mujer. Nos cuenta: “Yo me tatué una noche que estaba triste y borracho. Después me encontré con problemas. La gente asocia el tatuaje con delincuencia.

Ahora tengo una hijita de tres años, que me pregunta por el tatuaje. Hace tiempo, si hubiera podido, me lo hubiera quitado”. Martín vende teléfonos celulares.“Cuando la gente me ve en el cuello un tatuaje de tribu, creen que soy ladrón, por eso me lo quiero quitar”. José es Managua y nos dice: “Por vagancia me tatué el número que llevaba una pandilla, después comprendí que era un gran error, entonces lo tapé con otro tatuaje.

Ahora no consigo trabajo, porque hay empresas que no contratan a gente tatuada en los brazos. Jamás pensé que esto me iba a perjudicar”. En la clínica Santo Domingo, encontramos chavalos, muchachos, muchachas y hombres, todos desean lo mismo: quitarse el tatuaje, no quieren ser rechazados.

Para ellos y ellas borrar el tatuaje es borrar un pasado y encontrar una esperanza. Adiós tatuaje, así se llama un programa que nació en San Pedro Sula, Honduras, para ayudar a los jóvenes a no ser discriminados por llevar tatuajes. Después el programa pasó a El salvador y Guatemala, desde entonces unos 26 mil jóvenes han podido quitarse el tatuaje.

En Nicaragua este programa está iniciando, lo dirige el hermano Fernando junto a un grupo de personas que atienden en Managua al lado de la iglesia Santo Domingo los días lunes y viernes por la mañana. Los días jueves y sábado, atienden en Nueva Vida tercera etapa, en la Asociación Red de Solidaridad.

Cómo se quita

Antes que todo, los interesados asisten a la charla del hermano Fernando: “Lo que nosotros ofrecemos es que el tatuaje desaparezca, usamos una luz de rayos infrarrojos, estos rayos entran a la piel, mueven las células donde está atrapada la tinta y la tinta se suelta y sube.

El tatuaje se borra y la piel poco a poco recupera su color. Las personas tenemos distintos tipos de piel, por lo que hay personas que sanan más rápido, y personas que tardan en sanar. Hay personas que por naturaleza les quedan cicatrices.

Con esta técnica una piel blanca tiene menos posibilidad de formar cicatriz, una piel más oscura es más propensa a formar cicatriz. Que se borre o quede cicatriz depende además del tipo de piel y del tiempo que tenga el tatuaje, entre más tiempo tiene la tinta puede haberse profundizado. También depende de la profundidad a la que le hicieron el tatuaje y del cuidado que tengan en el proceso de curación.

Nosotros no les garantizamos que le vamos a quitar totalmente la cicatriz de su piel, puede que quede algo, por ejemplo una sombra, aunque casi no se va a notar.

Foto
Pero hay diferencia entre tener una sombra a unas lágrimas tatuadas, por una sombra no los van a discriminar. Para quitar el tatuaje, pasamos varias fases: La primera fase es esta charla. En la segunda fase aplicamos una anestesia. En la tercera fase se quema el tatuaje con rayos infrarrojos. La cuarta fase es la de curación que va a durar de 33 a 40 días. Para la curación hay que ser cuidadosos. Si siguen las orientaciones, quedarán bien. Una vez quemado el tatuaje, ponemos una venda, con esa venda se quedan tres días, no pueden mojarse la venda, ni quitársela, para que no les quede cicatriz. Al tercer día vuelven a la clínica, para ver como están, luego se van a cuidar 10 días, regresan para cambiar el tratamiento, y dejan pasar otros 20 días, así 33 días después se quitan el vendaje.

Este procedimiento no va a afectar en nada su vida normal, pueden comer lo mismo que antes, trabajar, tener relaciones sexuales, el tratamiento no va a alterar eso, lo único que no van a poder hacer es mojarse o quitarse la venda. Si eso pasa, no les garantizamos que no quede cicatriz”.

Si usted está interesado en quitarse un tatuaje, el costo es de 60 córdobas, que es para reponer los materiales que se utilizan, como gasa, anestesia etc. si alguno quiere pagar más, eso es a voluntad para ayudar en el proceso a otra persona.


Descargar PDF: 1159306219_Tatuaje.pdf

Inicio | Quienes somos | Editores | Archivo

foto pie

Lugo Rent a Car 1c al lago, esquina sur oeste parque El Carmen. Reparto El Carmen, Managua, Nicaragua
PBX y fax: (+505) 268–1252 - Apartado postal A-136
Correo electrónico: enlace@ibw.com.ni

Editorial Enlace