foto campesinos Revista Enlace
    inicioquienes somoseditores archivobusqueda

La Revista ENLACE es un Proyecto del Centro de Intercambio Cultural y Técnico


Ella se produce con la cooperación financiera de Ayuda Obrera Suiza:


La digitalización ha sido posible gracias a la colaboración de:

Servicio de Información Mesoamericano sobre Agricultura Sostenible


SIMAS es apoyado por:





Desarrrollado por:
Guegue.Com

San Caralampio. Mas de cien años... en mi familia

Foto

Revista No. 61

A San Caralampio, lo trajo de Honduras mi bisabuelo Nery. Aquí en Chontales no se celebraba. Cuando yo, Delia Vargas, abrí los ojos ya mi abuela lo celebraba por herencia.

Este santo tiene más de cien años, de estar en la familia. Mi abuela lo llevaba a la iglesia, le rezaba y de vuelta el santo a su casa.

Ya en la casa le hacía su jolgorio. La gente le llevaba de todo y hacía grandes peroladas de caldillo, guineos cocidos y pasados; plátanos, zurrones de dulce, chicha de maíz, nacatamales y grandes bateas de manjar.

Foto
La fruta no faltaba ese día. Había bananos, naranjas, nísperos, zapotes y jocotes todo el mundo comía hasta reventar. El plato favorito de la fiesta, era el macho cansado comida riquísima de masa y carne.

Para la vela la gente se llevaba al santo a la loma del tamarindo, ahí lo recibían con guitarras, violines y acordeón; se amanecía bailando. Cuando mi abuela se sintió mal, quiso regalar el santo a la iglesia pero la convencí de que me lo dejara a mí.

Un día Bernardo Mendoza se acercó a mi fiesta y me ofreció hacer máscaras de animales. El me hizo bellezas de máscaras: dinosaurios que sacaba de los paquines pájaros antiguos y un enano cabezón.

El asunto del invento de máscaras me encanta porque yo soy alegre y alborotada y pienso que la fiesta es para hacer reir a la gente.

Bayron es el mayordomo del equipo de Beisbol "San Caralampio" él y los muchachos del equipo me prestan al santo para bailarlo. Es que yo soy fanática de los jugadores. A la fiesta de San Caralampio, vienen de todos lados: De Hato Grande, Acoyapa, El Ayote Cuapa, Granada y Managua. Le llamamos pase al recorrido. Pasa porel hospital, para que se alegren los enfermos, por el parque, las calles principales y por último pasa por la iglesia, pero no entra.

Foto
Hace años la iglesia, quiso quitarme al santo pero no se lo di porque, es herencia de familia. Como vieron que el santo arrastra gente...

Mi hija va a heredar esta tradición. Yo invito al pueblo los 10 de febrero. Si cae en día de semana, cambio la fecha de la fiesta para el fin de semana y aviso por la radio el cambio.

Cuenta don Bernardo Mendoza: Cuando vine a Juigalpa hace 40 años, la gente me apoyó mucho por eso siento agradecimiento y cariño para San Caralampio.

Puse una panadería en la otra esquina de donde vivía la Delia Vargas., Yo miraba que las fiestas de San Caralmapio donde la Delia eran alegres.

Tenía sus mascaritas de cartón, que ella hacía. Entónces le ofrecí hacerle unas máscaras de animales. Ella es una señora tan alegre, que a uno lo contagia. La primera máscara que hice fue de un macho ratón y una vieja que lo acompaña.

Invité a un señor para que se la pusiera el día de la fiesta, me dijo que sí. Pero a los días me dijo que ya no porque en la gente lo iba a andar jodiendo, diciéndole macho ratón.

Le dije que no tuviera cuidado, porque los escenarios sale todo mundo, usted no debe acomplejarse porque la gente lo moleste, si todos nos pusiéramos en ese plan, no hubiera ni arte ni artistas. Estoy hablando de Chango Maltez, que al final estrenó el macho ratón y también está Juan Vargas, que se vestía de vieja y acompañaba a Chango en la bailadera. Juan murió hace unos días. El tercer difraz no hallé quien se aventara a ponérselo entonces me lo puse yo.

Cuando voy a empezar una obra, San Caralampio, me la revela en sueños lo veo trabajando lo que pienso hacer. Yo me dirijo por lo que veo en esos sueños es una revelación. Nunca estuve en escuela de arte ni nada de eso, se me hace duro, por eso el santo me ayuda en sueños.

Hice un monstruo marino, que abría las tapas y todo cuento. En realidad era un dinosaurio y la gente le apodó monstruo marino. También una cabeza de perro, jirafa, elefante, un vikingo, una vaca, un indio con defensa de lanza y escudo, un toro, un tigre, un pez espada, un extraterreste, y la cabeza de un Chanoc.

El Viejo del Taburete era el remedo de un señor de Granada que murió hace años andaba con su guitarra y un taburete. Cuando miraba a alguien, se sentaba en su taburete tocaba la guitarra y después cobraba. Al viejito lo recordábamos en la fiesta, con una máscara.

Muchas de estas cosas, las he visto en paquines como Chanoc, Turok, el Enmascarado de Plata y otros cuentos. Al extraterreste lo ví en televisión. Pero, cómo crearlos, es la presencia en sueños de mi santo.


Descargar PDF: 1160094671_SAN_CARALAMPIO.PDF

Subtema: Fiestas, Tradiciones e Identidad

Inicio | Quienes somos | Editores | Archivo

foto pie

Lugo Rent a Car 1c al lago, esquina sur oeste parque El Carmen. Reparto El Carmen, Managua, Nicaragua
PBX y fax: (+505) 268–1252 - Apartado postal A-136
Correo electrónico: enlace@ibw.com.ni

Editorial Enlace