foto campesinos Revista Enlace
    inicioquienes somoseditores archivobusqueda

La Revista ENLACE es un Proyecto del Centro de Intercambio Cultural y Técnico


Ella se produce con la cooperación financiera de Ayuda Obrera Suiza:


La digitalización ha sido posible gracias a la colaboración de:

Servicio de Información Mesoamericano sobre Agricultura Sostenible


SIMAS es apoyado por:





Desarrrollado por:
Guegue.Com

El calcio en las gallinas. La chispa de la vida.

Foto

Revista No. 62

Cuenta la historia que los japoneses desde hace años se las han ingeniado para que las gallinas pongan más huevos en menos tiempo. Los muy curiosos de tanto espiarlas llegaron a la razón de que una ponedora se tarda 25 horas con 34 segundos en formar y poner un huevo.

Por eso una gallina pone cinco días seguidos y como que se toma uno de descanso.

Sin un pelo de tontos decidieron jugarle sucio a las gallinas... les instalaron un montón de bujías para que creyeran que las noches eran días en las granjas. Pasó que las gallinas comieron, bebieron y volaron huevo a diestra y siniestra sin pegar las pestañas ni un momento. Era un bacanal de nunca acabar hasta que llegó la trastada. Las pobres animalas rápido se debilitaron y se traspusieron. Les faltaba la chispa de la vida, el calcio.

Aunque siempre les daban su concentrado, las gallinas al poner huevos sin descanso necesitaban comer más calcio. Cuando empieza a faltar este mineral el aviso es que la cáscara de los huevos sale más ralita y se quiebra con facilidad, otras veces los huevos salen deformes o envueltos en una bolsa sin cáscara. No olvide que la mayor parte del esqueleto y las conchas de los huevos de la gallina están compuestas de calcio. Al faltarles entonces se trasponen; ese es el último aviso.

El calcio es importante para el crecimiento, para la formación de la carne y de la cáscara de los huevos. Al consumir suficiente calcio la muda de las plumas dura menos de dos meses, coagula bien la sangre y las aves se mantienen pispiretas, chispas, despaviladas en el patio y con energía para las posturas.

A sabiendas de la importancia del calcio. Henry Rivera del Centro de Enseñanza Técnico Agropecuaria Santiago Baldovinos hizo un estudio hace dos años en la comunidad de Compasagua. Contó con el apoyo de CARE para mejorar la producción de huevos de las familias campesinas de Muy Muy.

Cuenta Henry: “Aquí una gallina criolla pone poco, entre 60 a 100 huevos por año. Entonces matamos unas gallinas para examinarles buche, titil, huesos... Y en efecto, nuestra sospecha era cierta: el bajo rendimiento era por falta de calcio. Había que mejorar la alimentación y ver en dónde la gente podía conseguir el famoso calcio.

Averiguamos que se encuentra en el carbonato de calcio y la piedra caliza pero hay que desembolsar reales que las familias no tienen, además eso no se consigue en Muy Muy. Convencer a las familias que busquen y le den calcio a sus gallinas no fue fácil. Averiguamos que la cal tiene calcio, también hay en la concha de mar, la de río y la misma cáscara de los huevos. Todas estas cosas son baratas el único cuidado es dárselas bien molidas y revueltas en el concentrado o con el maíz quebrado.

Se ocupa de medida lo que agarra una cuchara sopera para dar de comer diario a una ave. Eso son más o menos 5 gramos. Otra forma barata es darles de beber el agua sobrante de la nezquisada por agua del día.

Para comprobar que dando calcio aumentaba la producción de huevos se apuntaron siete familias. Cada una tuvo a su cargo diez gallinas con su gallo sueltos en el patio y les facilitamos el carbonato de calcio. Los primeros cuatro mesesformamos dos bandos.

Un grupo de cuatro familias alimentó a las gallinas con calcio y maíz. Diario dieron cinco gramos de calcio por cabeza. Las otras tres familias les dieron de comer como se hace en el campo y sin calcio.

Al comparar la producción de huevos en el primer mes los dos bandos levantaron cinco huevos diarios por familia. Al segundo mes cada grupo de diez gallinas con calcio puso siete huevos diario, las sin calcio se quedaron en cuatro. Los dos meses siguientes el bando que daba calcio mantuvo una producción promedio en seis huevos por día. Y las sin calcio siguieron en cuatro.

Ya al quinto mes a todas las gallinas se les dió calcio y la producción empezó a empatar. Calculando la postura de cada gallina produjeron entre 180 a 190 huevos al año por cabeza, ¿Qué le parece?. Si quiere hacer su enlace, comuníquese con Henry Rivera del Programa de Desarrollo Rural del Centro de Enseñanza Santiago Baldovinos, en Muy Muy.

O busque a doña Perfecta González, Teodora Urbina, Alba Cruz, Adela Paiz, Blanca Méndez y Reyna Salgado de la comunidad de Compasaga, ellas participaron en este experimento.


Descargar PDF: 1160096387_El calcio en las gallinas.doc.pdf

Subtema: Especie Menores

Categoria: Alimentación

Inicio | Quienes somos | Editores | Archivo

foto pie

Lugo Rent a Car 1c al lago, esquina sur oeste parque El Carmen. Reparto El Carmen, Managua, Nicaragua
PBX y fax: (+505) 268–1252 - Apartado postal A-136
Correo electrónico: enlace@ibw.com.ni

Editorial Enlace