foto campesinos Revista Enlace
    inicioquienes somoseditores archivobusqueda

La Revista ENLACE es un Proyecto del Centro de Intercambio Cultural y Técnico


Ella se produce con la cooperación financiera de Ayuda Obrera Suiza:


La digitalización ha sido posible gracias a la colaboración de:

Servicio de Información Mesoamericano sobre Agricultura Sostenible


SIMAS es apoyado por:





Desarrrollado por:
Guegue.Com

Ensilaje de pastos en hoyos. Una vara por vaca.

Foto

Revista No. 69

“El ganadero sabe que si después de febrero no le da de comer a ese animal se enflaquece, deja de dar leche, las vacas no quedan preñadas y va corriendo el riesgo de que se puedan morir. Por eso yo tengo la lucha de ensilar pastos para que mi ganado no perezca...”.

Cuenta Don Nicolás Martinez en la Comarca Los Panales, caserío Los Reyes, municipio de El Sauce. Don Nicolas ya tienen dos años de venir ensilando pastos con lo que sus animales llegan gordos al final del verano y las vacas no dejan de dar leche.

Don Nicolás analiza: “Hay que tener paciencia y gastar, meterle al ganado sus centavitos porque al final ellos me mantienen a mi y a los trabajos que voy a hacer en la finca. Si yo no mantengo a mis animales llenos ellos no me mantienen a mi”.

Hoy don Nicolás nos enseña los secretos para hacer pequeños silos al alcance de cualquier bolsillo:

Lo primero es la ubicación del hoyo. El hoyo hay que ubicarlo donde no haya corrientes de agua
y cerca del corral para no perder tiempo cuando vaya a echar de comer a sus animales. También es importante protegerlo de los animales porque aunque está enterrado, el pisoteo lo puede arruinar.

Una vara de hoyo por vaca. El hoyo de la fotos es más o menos de 1 vara de ancho por 1 de largo y 1 de hondo. En el caben bien unos 8 quintales de pasto picado. Eso son 800 libras. Como a una vaca se le da diario una ración de unas 10 libras, sólo como mantenimiento, quiere decir que en ese hoyito bien se guardan 80 raciones de comida: ¡Casi ajusta para mantener a una vaca los tres meses más críticos del verano!

La llenada del hoyo. Lo primero que se hace es echar en lo hondo del hoyo una capa de pasto sin picar para aislar el material que vamos a echar del suelo.

Después con picadora o con machete se va picando el pasto en pedacitos pequeños. Entre más maduro esta el pasto más pequeño hay que picarlo para facilitar la compactación.

El pasto se echa por capas de no más de 19 pulgadas para poder apisonarlo bien y que quede bien compactado para que no le entre aire. En estos hoyos pequeños la mejor manera de apisonarlos es con el pie. Hay que tener el cuidado de apisonarlo parejo, sobre todo en las partes pegadas a la tierra. El pasto se puede mezclar con hojas de tigüilote, madreado, genízaro, guásimo, leucaena, ojoche y gandúl. Las hojas mejoran la fermentación pero no se pueden echar al bolsazo. Lo más que se puede echar es una tercera parte de hojas con dos terceras partes de pasto.

Para hacer y llenar uno de estos hoyos hace falta el trabajo de tres personas durante un día.


La prueba de la compactación
El pasto tiene que quedar bien apisonado y compactado para que no queda aire en el hoyo.

Foto
Si queda aire se quema, no sirve. Por eso es importante asegurarse de la compactación. Para esto, una vez que apisonamos una capa, le hacemos un hoyo fino buscando cómo meter la mano. Si cuesta meter la mano significa que está bien compactado.

La tapada
Una vez llenado y compactado el hoyo por capas, hay que taparlo. El plástico negro es un buen material para taparlo. Asegúrese de que sea más grande que el hoyo, para evitar que entre tierra. Si no tiene plástico negro puede usar sacos viejos, el mismo pasto sin picar, hojas de chagüite... Lo importante para que no le entre aire es echarle encima una buena capa de tierra, por lo menos de 19 pulgadas, y si puede echarle más mejor.

La prueba del calor
En hoyos pequeños, cómo se llenan en un día, no hay problema. En hoyos grandes, que necesitan varios día para llenarse, hay que tener mucho cuidado: al día siguiente antes de continuar llenándolo hay que chequear la temperatura. Para esto hacemos como en la prueba de la compactación: En el pasto ensilado el día anterior hacemos un hoyo con la mano y si el pasto quema, hay que volver a apisonarlo para sacarle el aire que tiene.

Cuando después de apisonarlo bien volvemos a hacer la prueba y ya no quema, ya podemos seguir llenándolo.

Manejo del silo
Para poder ocupar el pasto ensilado hay que esperar por lo menos 30 días. Cuando lo destape, aunque comience por una esquina, es para usarlo: no se puede volver a tapar porque se quema

Si quiere saber más sobre estos temas haga su enlace con Ramiro Urbina, en la UNAG, teléfono 0319-2392 o con el Proyecto Manuel López, teléfono 0319-2322 Los dos en El Sauce,León.


Descargar PDF: 1160181991_ENSILAJE_DE_PASTOS_EN_HOYOS.PDF

Subtema: Especies Mayores

Categoria: Alimentación

Inicio | Quienes somos | Editores | Archivo

foto pie

Lugo Rent a Car 1c al lago, esquina sur oeste parque El Carmen. Reparto El Carmen, Managua, Nicaragua
PBX y fax: (+505) 268–1252 - Apartado postal A-136
Correo electrónico: enlace@ibw.com.ni

Editorial Enlace